martes, 14 de julio de 2015

Totalitarismo y masa



   El totalitarismo necesita de la masa, de la misma forma que la masa se conforma como tal en los sistemas totalitarios; la masa también necesita el totalitarismo. La masa no está formada por individuos, pese a lo que pueda parecer: la masa es la negación del individuo. El individuo se anula la masa. El individuo es por definición autónomo y responsable, en tanto que individuo. La masa no es autónoma, depende de aquel o aquellos que la han conformado y que la dirigen. Por eso la masa es la negación de la autonomía individual, de la libertad y de la responsabilidad. La responsabilidad recae en la masa, pero la masa es informe, indeterminada, amorfa, y asi la responsabilidad se queda en nada. De ahí que el enemigo del totalitarismo sea el individuo autónomo, aquel que piensa por sí mismo y es capaz de denunciar las intenciones totalitarias. Por eso el totalitarismo intenta eliminar a los individuos, o bien convirtiéndolos en masa, o bien eliminándolos físicamente. Hay varias formas de convertir al individuo en masa, que en el fondo terminan siendo sólo una. Posiblemente la más eficaz sea incluirle –hacer que el mismo se auto incluya- en una entidad superior y trascendente, ya sea esta la patria, el pueblo u otras, en la cual el individuo se anula. Lógicamente, esta entidad tiene que ofrecerle algo al individuo, pues éste no renunciaría sin más a lo que le constituye como persona, y ese algo es, por un lado la posibilidad de sentirse partícipe de algo más grande, algo importante que le supera y que en realidad no puede comprender en su totalidad: no es lo mismo ser un sujeto particular con nombre y apellidos que formar parte de un destino universal en compañía de otros, aparte de la comodidad que supone el formar parte de una masa en la que es la propia masa la que decide por uno. Por otro lado, la masa promete al sujeto aquello que sabe que el sujeto desea, ya sean bienes materiales, ya sea justicia, libertad o dignidad. En última instancia la masa promete al individuo poder, o más bien maximizar su poder, hacer que el poder de cada sujeto se multiplique en el poder de la masa para lo cual, obviamente, precisamente el sujeto ha de entregar su parcela de poder a la masa, desprendiéndose de él, o más bien a aquel que maneja la masa desde afuera. De esta forma los individuos educados son los primeros enemigos del totalitarismo, pues un individuo educado, consciente de su poder, jamás va a aceptar entregar éste a la masa, formar parte de ella. Un individuo educado piensa por sí mismo, reflexiona, se forma su propia visión de la sociedad y su relaciones de forma autónoma. La masa es ciega excepto para lo que le hacen ver (que es lo que quiere ver); es sorda excepto para lo que le hacen oír (que es lo que quiere oír) y es muda excepto para vociferar consignas aprendidas. Quizás por ello determinadas tendencias nuevas en política que tienen más que un tufillo totalitario no haya abierto aún la boca acerca de la educación.

   En 1930 no se poseían ni las herramientas ni el vocabulario político que permitieran atisbar, y mucho menos evitar, la formación de masas que condujo al enfrentamiento mundial. Después de 1945 esas herramientas ya se poseen, ya sabemos cuáles son. No hay más que echar un vistazo a la historia para saber que ciertas pautas de formación de masas se está repitiendo paso por paso. Y esta vez no valdrá decir que no se estaba avisado, o que no se poseían los instrumentos para prever y evitar la destrucción del individuo y su devenir en masa. Recomiendo la lectura de una obra tremendamente esclarecedora a este respecto: Historia de un alemán de Sebastián Haffner, donde se relata de forma magistral el proceso histórico social, real, de formación de la masa. Aunque haya muchas formas de organizar económicamente una sociedad (tampoco tantas en realidad) sólo hay dos maneras de hacerlo políticamente: o se respeta la autonomía de los individuos y entonces estamos ante un sistema democrático (liberal, sí) o no se respeta y hay masa. Y eso es totalitarismo.

2 comentarios:

Max Venour dijo...

"De esta forma los individuos educados son los primeros enemigos del totalitarismo, pues un individuo educado, consciente de su poder, jamás va a aceptar entregar éste a la masa, formar parte de ella. Un individuo educado piensa por sí mismo, reflexiona, se forma su propia visión de la sociedad y su relaciones de forma autónoma. La masa es ciega excepto para lo que le hacen ver (que es lo que quiere ver); es sorda excepto para lo que le hacen oír (que es lo que quiere oír) y es muda excepto para vociferar consignas aprendidas."

Pero que es del individuo educado cuando la turba de animales de rebaño decide ponerse en movimiento? De que sirven entonces nuestras voces y nuestras llamadas a recobrar la autentica humanidad? Como alguien que de pie en medio de un campo de fútbol, no participa en el juego que transcurre. ¡Nosotros! ¡¡Tan grandes!! Pero tan ignorados...

Hola Emilio, soy Max, un alumno tuyo que estaba en Primero de Bachillerato cuando dabas clases en el I.E.S Sevilla la Nueva. No se si me recuerdas pero yo si que me acuerdo de ti. Me pongo en contacto contigo (por aquí, ya que no conozco ningún otro sitio por el que hacerlo) para decirte que has sido la figura mas importante en mi desarrollo como persona adulta. Recientemente he estado reflexionando acerca de las influencias que he tenido en mi vida y que me han llevado ahora a ser como soy. Quería decirte que estaré eternamente agradecido por haberte tenido como profesor. Me abriste los ojos al mundo de las ideas (si, como si de la mismísima alegoría de la cueva de Platón se tratase) y creo poder afirmar sin miedo a equivocarme que fue en tus clases cuando dejé de ser un niño y comencé a ser un hombre.
En mi humilde (bueno, no tan humilde) opinión, creo haber llegado bastante lejos desde entonces -en lo que ha desarrollo intelectual y espiritual se refiere- y todo te lo debo a ti. Me abriste las puertas a la tradición de la sabiduría y todas mis influencias posteriores (Nietzsche, Schiller, Beethoven, Herman Hesse) que ahora me enseñan ha construir mi carácter, mis esperanzas y mi visión del mundo, jamás se habrían cruzado en mi camino.

Aunque cuanto mas elevado esta uno, mas difícil se hace la existencia, espero que todo te valla muy bien y que, en la medida en que ser sabio lo permita, seas feliz.

De nuevo, un saludo de tu agradecido alumno. Max.

Emilio Garoz dijo...

Si que te recuerdo Max, y muchas gracias. Que un alumno se acuerde de uno en estos términos te da bastante subidón.En cuanto a tu planteamiento yo cada vez estoy mas convencido que el que tenía razón de verdad era Nietzsche. Ya sabes: "no soy un hombre, soy dinamita".

Un abrazo.

Emilio Garoz