domingo, 1 de junio de 2008

¿Antifascistas de qué?

Escribo esta crónica de urgencia desde la más absoluta indignación o rabia o repugnancia o no se como llamarlo. Esta mañana andaba yo paseando por el centro de Madrid, donde al parecer algún grupúsculo antifascista, o antiglobalización o algo así había convocado una de sus habituales algaradas. El caso es que un momento determinado me he cruzado con unos cuantos de estos elementos que andaban tirando los materiales de una obra de la calle: sacos de arena, ladrillos, palés,etc. En ese instante ha pasado por allí una pareja de inmigrantes sudamericanos con un bebé en un cochecito y les han recriminado que casi le dan al niño con un saco. En vez de hacer lo que cualquier persona inteligente hubiera hecho, que es darte cuenta de que estás haciendo el imbécil y marcharte a tu casa, se han encarado con ellos, les han intentado agredir -han hecho ademán, porque el hombre de una mano de guantadas habría despachado a los cinco o seis que era- y, lo más indignante de todo, los han llamado ¡fascistas!. ¡Pero en qué cerebro de mosquito cabe llamar fascista un trabajador inmigrante que a lo mejor está en Madrid huyendo de algún régimen fascista como el que éstos ignorantes nunca han conocido ni, por suerte para ellos, conoceran!. Antifascistas de cartón que no son más que una panda de niñatos de papá a los que no les falta de nada, excepto educación, jugando a ser revolucionarios cuando no tienen ni idea, no ya de lo que es una revolución, sino de lo que es ser de izquierdas. Vándalos incultos que no saben que al fascismo se le ha combatido siempre con la inteligencia y no con la violencia. Cretinos que usurpan la lucha de gente como Paz, Neruda, Alberti, Malraux, Hemingway, Tolstoi, Guillén, Tzara, y tantos otros. Pero claro estos mentecatos no saben ni quiénes son; seguro que para ellos, como no tiran piedras, todos estos intelectuales son también fascistas. Lechuguinos cretinos que no tienen ni idea de lo que es ser antifascista, porque claro, no tienen ni idea de lo que es un fascista. Ahora bien, eso lo tienen fácil, que se miren a un espejo y se harán una idea aproximada.

1 comentario:

elemento dijo...

Antifascista de boca, antifascistas de moda, no tienen ni la menor idea de lo que ser antifa, lo único de lo que tienen ganas es de armar bronca, les da igual el motivo, creen que para ir en contra de la sociedad tienen que destrozar el mayor moviliario posible.Y aumenta mi idea de la gente estúpida...me dan asco.